Skip navigation

Category Archives: Homenaje de Bluesencastellano


Texto y fotos Arturo Olvera Hernández

Luego de que el año anterior recibiera un justo homenaje en la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), el maestro José Cruz Camargo, recibirá un nuevo reconocimiento en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, por su trayectoria en la escena blusera nacional.

El 21 del presente, a las 12:00 horas en el Teatro Javier Barros Sierra, de Acatlán, se inaugurará dicho reconocimiento con la exposición fotográfica Momentos de blues, de Arturo Olvera Hernández, con 38 fotografías de grupos, solistas y gente de blues, entre las cuales no podían faltar imágenes del homenajeado. Además de un documental en torno a los 25 años del programa radiofónico El blues inmortal, de Mario Compañet, documental realizado por Rodolfo Cruz.

A las 13:00 horas se proyectará la cinta Feel like going home, de Martin Scorsese. Y a las 18:00 dará inicio el concierto con los grupos North side train y Ware house.

Al siguiente día, a las 13:00 horas se proyectará la cinta Crossroads, de Walter Hill, inspirada en la vida del legendario bluesman Robert Johnson. Y a las 18:00 horas se llevará a cabo el toquín con los grupos Blues Mother y Smokey fields.

El miércoles 23, a las 13:00 horas se hará entrega del reconocimiento al maestro José Cruz, con la participación musical de los grupos Burning harp y Blues demon. La clausura será ese día a las 18:00 horas, con la presentación del grupo Follaje, uno de los de mayor tradición en la escena blusera del país.

José Cruz ha sido a los largo de tres décadas uno de los armonisistas, letristas y promotores más entusiastas del blues en México. Fue de los fundadores de Real de catorce, grupo fundamental del género en la escena nacional. Desafortunadamente un mal crónico ha minado su salud y su actividad musical se ha mermado considerablemente, pero su entereza lo mantiene firme y con ánimo de continuar luchando por su vida y su sitio en el blues, elemento irremplazable en su vida.


JOSÉ CRUZ / Breve resumen biográfico.

José Cruz Camargo Zurita nació el 2 de noviembre de 1955 en la Ciudad de México. A los 10 años era un estudioso de los poetas españoles del “Siglo de oro”, a esa edad descubrió la sonoridad de la guitarra, sólo faltaba unir su lírica a las melodías para componer canciones. Inició como solista tocando en las peñas, su intención de hacer blues en español en ese tiempo no era comprendida. También desde muy joven se especializó en la ejecución de la armónica, llegando al virtuosismo. Su primera composición, un blues en tonos menores, se llamó “Mesticia”. Antes de los años ochentas, viajó a Austin, Texas donde acompañó al bluesista Mr “O”, tocando la armónica, ésa experiencia marcó su camino y reforzó su convicción de hacer blues. Al iniciar la década de los ochentas, el Foro Tlalpan de la Ciudad de México se convirtió en todo un semillero de la producción musical independiente. Ahí coincidieron, entre muchos otros, Jaime López, Jorge Cox Gaitán, Emilia Almazán, Roberto González, Belem Macari, Jorge el “Coco Bueno” y caricaturistas como Ahumada y el Fisgón. Posteriormente, formó parte de Banco del Ruido (con Carlos Tovar y Armando Montiel) y llevó la dirección musical del frupo que acompañaba a Betsy Pecanins. A fines de 1985 fundó Real de Catorce.

Desde entonces, es el compositor, cantante, armonicista, guitarrista y especialista en el dobro (resonador) de la banda. En la vertiente poética de sus composiciones asimiló la experiencia de un taller literario dirigido por el maestro Juan Bañuelos. De José Cruz, de fuerza espiritual, surge la visión y la persistencia que proyecta en Real de Catorce.

Sus canciones reivindican el lenguaje que nos da identidad, su estilo poético es único. La obra del compositor abre la posibilidad de entender el blues como un género universal. José Cruz creó blues en español cuando se pensaba que sólo era posible hacerlo en inglés porque el blues es el resultado histórico de la fusión de distintas músicas por lo tanto, no existe el llamado “blues puro”.

Desarrolló un estilo no comparable con otros en el manejo de letra y música, sobre la base de lo creado por los maestros, pero distinguiéndose de ellos con su propia personalidad.

La visión del mundo que proyectan sus canciones nace del contexto de la cultura mexicana, de ahí su valiosa aportación al mundo. Gracias a su obra y trabajo puede ser ubicado como una de las más grandes aportaciones al blues contemporáneo.

Después de un doloroso tránsito que inició en el año 2000, en el 2005 le fue diagnosticada “Esclerosis Múltiple”, una enfermedad crónica, costosa y que no tiene cura. Esta enfermedad produce fatiga, depresión, crisis imprevistas y discapacidad.

A quienes nos ha salvado de nuestra locura e incluso del suicido y muchos otros males; a quienes nos ha guiado con su creatividad y espiritualidad por nuevos caminos; a quienes su música ha sido una razón para continuar en este mundo, expresamos nuestra solidaridad y apoyo. Y es ahora cuando tenemos la posibilidad de devolver con todo nuestro cariño, de la misma manera en que nos fue dado, un poco de los que recibimos.

Hoy da muestra de fortaleza a su público, presentándose en varios homenajes a su persona y a su obra. Con un repertorio de nuevas canciones, el compositor, a pesar de padecer una enfermedad discapacitante e incurable tiene futuros proyectos: Grabar un disco, editar un nuevo libro de poesía y publicar su biografía.

Hay José Cruz para rato.

Anuncios

Por Arturo Olvera H., fotos wiki-stones.blogspot.com, brianjonesfuneral, cuchillo penagos.blogspot.com, nemathaletter.com

EL 9 de junio de 1969, fecha en que se hizo oficial la salida de Brian Jones de The Rolling Stones, inició la fase final de su prolongada agonía. El 13 del mismo mes se anunciaba el ingreso de Mick Taylor a la que fue nombrada la mejor banda de rock en el mundo. Y, un mes después, el 10 de julio se verificaban los funerales del primero, en la iglesia donde había sido monaguillo, aquel día se leyó en voz alta el epitafio que el mismo Jones había escrito: “No me juzguéis demasiado severamente”.

Su primera guitarra costó tres libras, artefacto de sonido deficiente, pero que a él le complació. Subió por primera vez al escenario en Cheltenham, con un grupo local llamado “Ramrods”.

Antes de conocer a Mick Jagger y a Keith Richard, Brian tocaba en el grupo de blues del prestigiado Alexis Korner. Para entonces el joven Jones ya había recorrido varios países europeos tocando su armónica en cafés.

PINTALO DE NEGRO

A su regreso a Inglaterra se introduce íntegramente en el blues, al igual que otros jóvenes de su generación como Clapton, Page, Mayal y Burdon, al descubrir los discos de Muddy Waters, Elmore James y Jimmy Reed. Gracias a esa influencias, Brian hace uso del bottleneck o slide guitar (cuello de botella), que propiamente es un tubo metálico en uno de los dedos que se desliza por el mástil de la guitarra para extraerle un sonido hasta entonces extraño para los guitarristas ingleses.
Utilizó y dominó con inusual facilidad y maestría varias clases de guitarras acústicas y eléctricas, algunas innovadas por él mismo para lograr diversos sonidos, además de marimbas, campanas, flauta, sitar, la mencionadas armónica y otros instrumentos que dominaba no en cuestión de días, sino de horas debido a su excepcional instinto musical.

SIMPATÍA POR EL DIABLO

Jagger y Richards descubren a Brian en abril de 1962, sobre el escenario del club Marquee, donde el muchacho rubio de 20 años hacía gala del slide guitar bajo el seudónimo de de Elmo Lewis, con la banda de Alexis Korner.
En los albores del grupo, fue Brian quien sugirió el nombre de Rolling Stones para la banda, en honor a un tema homónimo de Muddy Waters. Pronto el joven de pelo rubio asumió de manera natural el liderazgo del grupo y encontró afinidad en ellos en su pasión por el blues del Mississippi y la legendaria escuela de Chicago, quizá fueron los mejores aquellos primeros años, cuando disfrutaban sus ensayos y presentaciones en las pubs londinenses, cuando los unía la amistad y el placer por la música y no los contratos e intereses millonarios creados por el show business.
Desde siempre su carácter fue inestable y vulnerable, desde su juventud primera fue proclive a las bebidas y sensible a la intolerancia. Posteriormente, cuando inició la etapa de comercialización del grupo, Jones no siempre estuvo de acuerdo con los demás miembros en cuanto el camino a seguir en las grabaciones. En los últimos tiempos como integrante de los Stones, su gusto por la música era diferente a los de Jagger y Richard, pues éstos iniciaron su inclinación hacia el rock y después para desgracia de sus fans hacia el pop. Esto para Brian fue como una traición a sus raíces negras e iniciaron los desacuerdos en cuanto a su afinidad musical, fue el principio del fin, no sólo en lo artístico, sino en su amistad.

HERMANA MORFINA

Pasada la segunda mitad de los sesenta, cuando empezó a llover el dinero y la fama, Jones tuvo varios problemas por posesión de drogas que hubo de resolver en los tribunales, situación que los desgastaba emocionalmente. Su salud se minaba evidentemente. El músico se tambaleaba, la presión lo hacía cada vez más frágil y paranoico y vivía entregado a sus excesos. Para algunos no tenía la capacidad para hacer frente al rudo negocio del rock y recurría más a los estupefacientes. Su estrella claudicaba.
Para Anthony Scaduto, en su libro titulado “Mick Jagger”, más que “la naturaleza destructiva de Brian, fue la indiferencia de los amigos, la crueldad y venganza que le inflingían… Tales como sacarlo a hurtadillas del hospital después de caer enfermo por el uso excesivo de drogas, y al momento proporcionarle LSD que iba acabando con su resistencia”.
No estaba lejos de la verdad cuando pensaba en su paranoia, que los celos profesionales de Jagger por su impresionante talento musical era el motivo para marginarlo del grupo.
En los primeros años fue el único competidor que encontró Jagger, pues era el único integrante con identidad propia. En algunos países como Alemania y otros escandinavos, Brian era la estrella del grupo. Situación que al principio fue intrascendente, pero cuando les alcanzó de lleno la fama, la fortuna y la adulación, y empezó a merecer la pena disputar el liderazgo, Jagger, Keith y Adrew Oldham, su manager, desplazaron a Jones a un papel secundario.
En ocasiones le daban llamado en los estudios a él solo, cuando los demás ya habían realizado sus grabaciones, o lo citaban a la misma hora pero el debía trabajar en otro estudio, imposibilitado ya para tocar y sollozando, sin alguien que le ofreciera ayuda.
En alguna ocasión señaló: “Lo que más me molesta es que nunca hubo un hit de los Stones mío… Todo era Jagger/Richard. ¿Qué más hay de mis canciones? Nunca utilizaron alguna. Lo quieren todo para sí: el dinero de edición, los royalties, la egolatría de escribir canciones. A mi no me dejarían entrar”.

AMOR EN VANO

En 1966, Brian aún era imprescindible para el grupo como multiinstrumentalista, pero su galopante deterioro físico y espiritual por las adicciones hacía cada vez más difícil su colaboración con la banda.
En 1967 sale de viaje de placer a Marruecos con su novia, la guapa alemana Anita Pallemberg, e invita a Keith, quien desleal, aprovecha las circunstancias, enamora a Anita y traiciona a su amigo. Este acto aberrante de parte de quien suponía su amigo, provoca la debacle largamente anunciada y Jones empieza a contemplar la oscuridad del abismo.

BÁJATE DE MI NUBE
En los albores de 1969 se veía imposibilitado para salir de gira con la que algunos consideraban “la mejor banda de rock del mundo”. En junio de ese año lo despidieron negociando una salida “decorosa” para ambas partes. A casi un mes de su separación murió ahogado en su alberca, el 3 de julio del mismo año.
Philippe Bas-Raberin escribió por aquellos años en su libro sobre la banda. “La naturaleza de su popularidad, mezcla de aprobación de unos y reprobación de otros, había reducido el mal que les hubieran podido causar los problemas que acababan de sufrir. De hecho, no eran de los que sufren por estas causas… Hay grandes posibilidades para que se les considere como el grupo más bastardo de su tiempo”.

A TRAVÉS DE LAS LÁGRIMAS

El 5 de julio del 69 se celebra en Hyde Park el concierto masivo en “memoria” de Brian. Jagger apareció radiante, maquillado, y simulando solemnidad al encubrir con cinismo sus carnosos labios, para recitar el poema “Adonais” de Shelley, “aquella soleada tarde se le escuchó como un escolar forzado a leer ante sus compañeros y miles de seguidores. ‘Peace, peace! He is not dead, he doth not sleep. He had awakened from the dream of life…’ Y Mick se puso a pisotear con estrépito sobre la tumba de Shelley y Brian, a bailar a un ritmo frenético, a gesticular para fotógrafos y camarógrafos”, reseñó Scadutto. Sonaba como si en lugar de Sheley estuviera recitando a Chuck Berry. Transformando a “Adonais” en Roll Over Beethoven.
De todos los grupos que actuaron ese día, sólo el “New church” de otro bluesman británico, Alexis Korner tuvo una actuación digna del recuerdo de Brian.

MI DULCE LADY JANE

Imposible olvidar tus notas diáfanas y cristalinas en Lady Jane, o tu estilo depurado con el slide en The red rooster, ahora que te recordamos luego de más de 40 años que dejaste de rodar por esas veredas polvorientas del blues.