Skip navigation

Category Archives: festivales blues en Mexico




Por Arturo Olvera H. Fotos Adriana Fdez. Coord. Dif. Cult. FES Acatlán

Los reconocimientos a las personalidades se deben hacer en vida y la Facultad de Estudios Profesionales (FES) de Acatlán, plantel de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), realizó durante los recientes días 21, 22 y 23 del presente, un justo tributo al maestro José Cruz Camargo, hombre de blues en este país.

La historia de José Cruz es una aventura cuyo eje ha sido el blues, desde muy joven se adentró en él y a la fecha es el motor que lo sostiene con valentía y entereza. Aquejado en los años recientes por la esclerosis múltiple, José ha hecho gala, como todo bluesman, de un corazón que amenaza reventarle el pecho.

La FES Acatlán tuvo a bien rendirle este tributo que inició el martes 21 de febrero al mediodía, con la inauguración de la muestra fotográfica “Momentos de blues”, de la factura de quien esto escribe, recuento de imágenes de grupos y solistas nacionales y extranjeros que han tocado en esta ciudad, personajes pintorescos que aparecen durante estos encuentros y la “palomilla” que con frecuencia anda metida en estos eventos. La muestra consta de 38 fotografías en las que no podían faltar algunas de José Cruz.

Una vez hecho un recorrido por la muestra fotográfica en el Teatro Javier Barros Sierra, se proyectó el documental de Rodolfo Cruz sobre Mario Compañet, personaje que celebró el año anterior 25 años de transmisiones de su programa “El blues inmortal”, por las frecuencias de Radio UNAM. De inmediato se dio paso al largometraje “Feel like going home” de Martin Scorsese. Y en la tarde se verificó el recital del grupo North side train que comanda Rodolfo y el grupo de jóvenes entusiastas llamado Ware house, ambos grupos brindaron un buen recital que fue retribuido con un caudal de aplausos por parte del público asistente.

Para el siguiente día a las 13:00 horas se proyectó la cinta “Crossroads” de Walter Hill. Y a las 6 de la tarde se presentaron en el escenario los Blues mother y después Smokey fields quienes brindaron un buen recital, emotivo y de calidad.

Para el cierre, el jueves 23 se reservó el reconocimiento al maestro José Cruz Camargo, quien llegó de buen talante y con ánimo de platicar con la gente y algunos periodistas, se notaba optimista y agradeció el apoyo de la gente que lo recuerda aún como el líder del legendario grupo, Real de catorce. Los aplausos reconfortaron el ánimo de José, que acompañado de su silla rodante se notaba conmovido por la entrega de la población estudiantil y los invitados.

La clausura correspondió a un grupo de vasta experiencia como lo es Follaje, que a las 6 de la tarde ya era esperado en el escenario por un público numeroso y ansioso por escucharlos. Pronto, con sus temas originales terminó de afianzar el entusiasmo del respetable, Jorge García se prodigó con su armónica y el blues fluyó por el Teatro Javier Barros Sierra en honor de Cruz Camargo.

Anuncios


Texto y fotos Arturo Olvera Hernández

Luego de que el año anterior recibiera un justo homenaje en la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), el maestro José Cruz Camargo, recibirá un nuevo reconocimiento en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, por su trayectoria en la escena blusera nacional.

El 21 del presente, a las 12:00 horas en el Teatro Javier Barros Sierra, de Acatlán, se inaugurará dicho reconocimiento con la exposición fotográfica Momentos de blues, de Arturo Olvera Hernández, con 38 fotografías de grupos, solistas y gente de blues, entre las cuales no podían faltar imágenes del homenajeado. Además de un documental en torno a los 25 años del programa radiofónico El blues inmortal, de Mario Compañet, documental realizado por Rodolfo Cruz.

A las 13:00 horas se proyectará la cinta Feel like going home, de Martin Scorsese. Y a las 18:00 dará inicio el concierto con los grupos North side train y Ware house.

Al siguiente día, a las 13:00 horas se proyectará la cinta Crossroads, de Walter Hill, inspirada en la vida del legendario bluesman Robert Johnson. Y a las 18:00 horas se llevará a cabo el toquín con los grupos Blues Mother y Smokey fields.

El miércoles 23, a las 13:00 horas se hará entrega del reconocimiento al maestro José Cruz, con la participación musical de los grupos Burning harp y Blues demon. La clausura será ese día a las 18:00 horas, con la presentación del grupo Follaje, uno de los de mayor tradición en la escena blusera del país.

José Cruz ha sido a los largo de tres décadas uno de los armonisistas, letristas y promotores más entusiastas del blues en México. Fue de los fundadores de Real de catorce, grupo fundamental del género en la escena nacional. Desafortunadamente un mal crónico ha minado su salud y su actividad musical se ha mermado considerablemente, pero su entereza lo mantiene firme y con ánimo de continuar luchando por su vida y su sitio en el blues, elemento irremplazable en su vida.


JOSÉ CRUZ / Breve resumen biográfico.

José Cruz Camargo Zurita nació el 2 de noviembre de 1955 en la Ciudad de México. A los 10 años era un estudioso de los poetas españoles del “Siglo de oro”, a esa edad descubrió la sonoridad de la guitarra, sólo faltaba unir su lírica a las melodías para componer canciones. Inició como solista tocando en las peñas, su intención de hacer blues en español en ese tiempo no era comprendida. También desde muy joven se especializó en la ejecución de la armónica, llegando al virtuosismo. Su primera composición, un blues en tonos menores, se llamó “Mesticia”. Antes de los años ochentas, viajó a Austin, Texas donde acompañó al bluesista Mr “O”, tocando la armónica, ésa experiencia marcó su camino y reforzó su convicción de hacer blues. Al iniciar la década de los ochentas, el Foro Tlalpan de la Ciudad de México se convirtió en todo un semillero de la producción musical independiente. Ahí coincidieron, entre muchos otros, Jaime López, Jorge Cox Gaitán, Emilia Almazán, Roberto González, Belem Macari, Jorge el “Coco Bueno” y caricaturistas como Ahumada y el Fisgón. Posteriormente, formó parte de Banco del Ruido (con Carlos Tovar y Armando Montiel) y llevó la dirección musical del frupo que acompañaba a Betsy Pecanins. A fines de 1985 fundó Real de Catorce.

Desde entonces, es el compositor, cantante, armonicista, guitarrista y especialista en el dobro (resonador) de la banda. En la vertiente poética de sus composiciones asimiló la experiencia de un taller literario dirigido por el maestro Juan Bañuelos. De José Cruz, de fuerza espiritual, surge la visión y la persistencia que proyecta en Real de Catorce.

Sus canciones reivindican el lenguaje que nos da identidad, su estilo poético es único. La obra del compositor abre la posibilidad de entender el blues como un género universal. José Cruz creó blues en español cuando se pensaba que sólo era posible hacerlo en inglés porque el blues es el resultado histórico de la fusión de distintas músicas por lo tanto, no existe el llamado “blues puro”.

Desarrolló un estilo no comparable con otros en el manejo de letra y música, sobre la base de lo creado por los maestros, pero distinguiéndose de ellos con su propia personalidad.

La visión del mundo que proyectan sus canciones nace del contexto de la cultura mexicana, de ahí su valiosa aportación al mundo. Gracias a su obra y trabajo puede ser ubicado como una de las más grandes aportaciones al blues contemporáneo.

Después de un doloroso tránsito que inició en el año 2000, en el 2005 le fue diagnosticada “Esclerosis Múltiple”, una enfermedad crónica, costosa y que no tiene cura. Esta enfermedad produce fatiga, depresión, crisis imprevistas y discapacidad.

A quienes nos ha salvado de nuestra locura e incluso del suicido y muchos otros males; a quienes nos ha guiado con su creatividad y espiritualidad por nuevos caminos; a quienes su música ha sido una razón para continuar en este mundo, expresamos nuestra solidaridad y apoyo. Y es ahora cuando tenemos la posibilidad de devolver con todo nuestro cariño, de la misma manera en que nos fue dado, un poco de los que recibimos.

Hoy da muestra de fortaleza a su público, presentándose en varios homenajes a su persona y a su obra. Con un repertorio de nuevas canciones, el compositor, a pesar de padecer una enfermedad discapacitante e incurable tiene futuros proyectos: Grabar un disco, editar un nuevo libro de poesía y publicar su biografía.

Hay José Cruz para rato.

Texto y fotos Arturo Olvera Hernández

Buen inicio de año en el Centro cultural José Martí del centro de la ciudad de México, con el programa titulado La batalla de las armónicas de blues, emprendido por Isidoro Negrete y respaldado por la dirección del Centro cultural comandado por la licenciada Maru Mundo, el cual se llevó a cabo este sábado 28 de enero, en la explanada de dicho foro dedicado al célebre pensador cubano.

Este encuentro de armonisistas inició a las 4 de la tarde con la participación del maestro Victorio Montes Silva, excelente ejecutante del pequeño instrumento, quien se encargó de “calentar” esta tarde fría, con sus interpretaciones muy al estilo de Sonny Terry, además de entonar algunas piezas de la tradición folklórica, algunas polkas que nos hicieron recordar los paisajes austriacos. Victorio, solo con su armónica llenó el ambiente con sus notas claras y precisas que fueron el inicio de una tarde dedicada a este instrumento de celdillas y alma del blues. Montes Silva fue despedido con un torrente de aplausos por parte del numeroso público.

El siguiente fue el grupo Stormy Monday, quienes con un blues más urbano estuvo a tono con la tarde gélida, clima que por momentos nos transportaba a la ciudad de Chicago, por el fuerte viento que sopló y que elevaba las notas por toda la Alameda capitalina. La banda rememoró, entre otros, temas de Muddy Waters que la gente aplaudió y le alegró el espíritu. El viento arreciaba pero el sonido de la armónica proporcionaba calor a la gente ahí reunida. Estos músicos también fueron premiados con un ventarrón de aplausos y buena vibra.

El recital siguió su curso con la participación de una banda de reciente factura llamada North side train, comandada por el viejo lobo, Rodolfo Cruz, quien le vino a poner un sabor mexicano con su versión de “La cucaracha”, a un imponente arreglo del maestro “Big” Walter Horton, figura que inspira a Rodolfo en sus presentaciones. En un segundo set, subió al escenario la cantante Daniela Puente, quien con su presencia y voz nos hizo recordar a la trascendental “Big” Mama Thornton, al final se despidió con el tema “Hound dog”, cuando el público ya no podía estar tranquilo en sus asientos, pues más de tres docenas ya movían el cuerpo con gracia y frenesí.

El cierre correspondió a la banda del experimentado armonisista Isidoro Negrete y La máquina del blues, grupo plagado de jóvenes entusiastas y con talento, que fueron dignos en este cierre ya entrada la noche y con un clima helado, sin embargo, La máquina del blues brindó calor a los aproximadamente 400 aficionados al blues. Negrete hizo un recorrido con sus rolas por varios jefes armonisistas de la talla de Little Walter.

Este fue el inicio de una serie de eventos que desde hace varios años, el Centro cultural José Martí ha dedicado al blues, es como un sitio donde los que gustamos del género nos sentimos en casa. Y este 2012 seguramente habrá buenos conciertos que estaremos reseñando.

“Sugar” Blue inundó de blues a Polanco (México) Segunda edición del Festival capitalino DF.

Texto y fotos Arturo Olvera Hdez.



En la primera jornada se dieron cita a las 18:30 Mariano Cabrera & The new jukes band de Argentina, quienes iniciaron con un set dedicado al recordado Little Walter, lo cual pronto generó aplausos y dio rumbo a una sesión emotiva y cálida. La armónica de Mariano se escuchó bien ejecutada y brindó con ella momentos de lo mejor de esa noche.

Luego de un rato apareció en escena Jimmy Johnson, de los Estados Unidos, armonicista de tez oscura y el sentimiento aflorando desde la entraña por medio de la aspiración y el soplido de su breve y bien manejado instrumento. Se hizo acompañar de una banda bastante bien acoplada y rebosante de talento.

Cerró la noche Guy King and his Little big band, la cual cautivó al público con su blues pleno y de estructuras modernas, sin olvidar su esencia afro y el feeeling recalcitrante y embriagador. Fue un cierre espléndido de la primera fecha, en una noche que parecía veraniega por su buen clima y el calor de la gente que llenó en su totalidad este bello foro al aire libre.

Al siguiente día, simplemente memorable el concierto que ofreció “Sugar” blue, virtuoso de la armónica que hechizó al numeroso público durante el cierre del Festival el sábado por la noche.

Antes pisaron el escenario las Señoritas de Aviñón, enfrascados en un estilo jazzeado y que en algunos cortes El Pelusa llegó a imprimir dosis de blues con su armónica.

Siguió en el orden Rico Mc Clarrin, acompañado de la armónica del ibérico Marcos Coll y por el guitarrista mexicano Emiliano Juárez, todos bien ensamblados para ofrecer un buen recital bajo la batuta de la batería de Rico, quien dio una muestra excepcional de creatividad e imaginación con los platillos y tambores, además de una potente voz que surcó hasta lo alto de los edificios hoteleros de la zona. Buena participación plagada de ritmo funky.
Lo mejor estaba por llegar con la actuación de “Sugar” Blue, que de inmediato en los primeros acordes sonó a la vieja escuela del blues y aunque por momentos afloró algo de funk, sólo fue un “desliz” para de inmediato retomar el blues urbano de sus maestros como Willie Dixon, James Cotton y Junior Wells, con rolas como Hoochie Coochie man y Messing with the kid.

Mejor cierre no pudo ser que culminar con un boogie que puso de pie y a bailar a los aproximadamente dos mil escuchas reunidos, que ante el conjuro del blues se desbordaron y pusieron a temblar a los elementos de seguridad de la delegación Miguel Hidalgo, cuando en un “solo” de armónica, “Sugar” bajó del escenario ante el asombro de la concurrencia que pudo constatar que el músico era palpable y no sólo un alucine o visión, que aún quedan algunas leyendas del género y que pueden llegar a nuestro país gracias a que aún existen algunos “soñadores” que arriesgan su tiempo y credibilidad para traer espectáculos decorosos y de enorme calidad.

El “Azúcar” se prodigó y el cierre de este festival con este armonicista no pudo haber sido mejor. Cientos de los ahí reunidos se formaron para comprar sus discos y llevarse un recuerdo de este gran músico que actuara al lado de fenómenos como Ray Charles y Muddy Waters.

Este segundo festival de Polanco, al igual que el primero, hace un año, dejó un excelente sabor de boca entre la afición general y hasta en los más exigentes. Ojala y las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo le den continuidad a este festival que empieza a tomar vuelo.

Blues por los muertos en Cuicuilco (México)
Texto y fotos Arturo Olvera Hernández

Por segundo año consecutivo se celebró en el Deportivo Xóchitl de la colonia Hidalgo, al sur de la ciudad de México, el festival de blues de día de muertos, realizado por la Organización cultural Cuicuilco-Xóchitl. A pesar del contraste en el clima que priva en esta ciudad; por las tardes mucho calor y en cuanto el sol se oculta inicia el frío invernal que ya se hace sentir desde hace un par de semanas.

El día de muertos es una de las tradiciones más arraigadas entre el pueblo mexicano, cada 1 y 2 de noviembre la gente recuerda con singular sentimiento a los seres queridos que han partido más allá de lo sensorial. Los panteones se vuelven un inmenso salón de fiesta, donde los vivos comparten las penas y alegrías con sus fieles difuntos, se comparte el pan y la sal y se les canta al pie de la tumba, se les llena de flores. A la muerte en este México se le respeta y se le satiriza, pero sobre todo se festeja a los ausentes.

En este marco inició El festival de blues a las cinco de la tarde, el domingo 30 de octubre, con la participación de los Blues demon, quienes con algunas piezas clásicas como “Hoochie coochie man” y “Sweet home Chicago”, empezó a calentar el ambiente, mientras se colocaba al pie del escenario la ofrenda de muertos.

Continuaron Dr. Blues, grupo proveniente de la ciudad de Querétaro que con su estilo y letras originales arrancaron los aplausos del público que prácticamente ocupó todo el sillerío. El Dr. Se prodigó con rolitas como “La vieja estación” y “El diputado federal”, blues en castellano que entusiasma, denuncia y pone a trabajar el cerebro.

Después vendría La rambla, del Estado de México, banda que terminó por animar a la asistencia y ofrecer una buena presentación. Continuaron los debutantes Hombres de blues, quienes se esforzaron por complacer al respetable tocando algunas piezas clásicas, aunque aún les falta acoplamiento y reforzar su repertorio, pero para ser su debut fue un buen inicio.

El turno siguió para Himber Ocampo, otro músico de experiencia que constantemente anda en la búsqueda de nuevas propuestas originales, que de repente el público no entiende.

El equipo de sonido fue deficiente y los grupos tuvieron que luchar contra este problema tan molesto. Sin embargo no se podía suspender la función y Ginebra fría, como anfitriones pusieron lo mejor de sí. El frío arreciaba y los ánimos también decrecieron, algunos se empezaban a retirar.

El cierre correspondió al experimentado Horacio Reni, quien a pesar de sus buenas hechuras no logró encender vivamente los ánimos que congelaba el clima, sin embargo, Horacio dio muestras de su calidad con la guitarra y la armónica y fue recompensado con aplausos.

Pasadas las 10 de la noche concluyó este festival y en la ofrenda mortuoria se colocaron fotos de algunos bluseros como Big Joe Williams, Jimi Hendrix, John Lee Hooker, Willie Dixon, y mujeres de la talla de Big Mama Thotnton y Janis Joplin.

Texto y fotos Arturo Olvera Hdez.

El Festival de blues de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), empieza a ganar terreno e importancia en el circuito blusero capitalino y en su tercera edición ofrece un programa interesante que seguramente dejará complacidos a los seguidores de este género que cada vez gana espacios en la urbe del Distrito Federal.

Dicho festival se inaugura el lunes 10 a las 12 horas en el Auditorio Lauro Aguirre, con las palabras de bienvenida del maestro Rodrigo Johnson, para dar pie a la conferencia que dictará Raúl de la Rosa, experimentado promotor del blues en nuestro país y titular del programa “Por los senderos del blues”, que se transmite los viernes de las 20:00 a las 22:00 horas por las frecuencias de Horizonte 107.9 de FM.

Al siguiente día, en el Auditorio A, a las 14:00 horas, José Luis García ofrecerá la ponencia “El quehacer blusero” y a las 15:00 horas se proyectará un video documental sobre el tema.

El miércoles 12, en el Auditorio A, y a las 12:00 horas, clínica de armónica con el maestro Victorio Montes Silva, profesor del Centro Cultural José Martí. Más tarde, a las 13:00 horas, clínica de guitarra con el maestro Pedro Wyant.

El jueves, todo un banquete musical que inicia a las 12:00 horas en el Auditorio Lauro Aguirre, que abre con el grupo Warehouse, posteriormente Follaje, continúa con Callejón azul, luego Blues demon, después Solaris blue, que da paso a Ginebra y cierra a las 19:00 horas el homenajeado José Cruz, leyenda viva del blues en México.

Enhorabuena y toda la buena vibra para el incansable Daniel Rodríguez Bueno “Danny Boy”, quien al lado de las autoridades de la UPN se esfuerzan para llevar a cabo este festival que amenaza echar raíces en ese campus universitario del sur de la ciudad de México.

Salvatierra, por tres días tierra del blues y el jazz
Éxito inobjetable el Festival Salvablues jazz 2011
Abarrotada la Plaza del Carmen de esta ciudad

Texto y fotografías Arturo Olvera Hdez.

Una verdadera fiesta de blues, jazz, soul y funk, fue el resultado del Festival de blues y jazz, Salvablues 2011. Los tres días en que se efectuó dicho evento la gente disfrutó en serio la calidad de las bandas que acudieron a este encuentro, que en su segunda edición se internacionalizó y logró reunir durante el viernes 5 y hasta el domingo 7, aproximadamente unas tres mil personas que ya le tomaron sabor a estos géneros, deslumbradas por la entrega y calidad de las bandas invitadas.

La inauguración y el arranque

El viernes, pasadas las 19:00 horas se realizó la inauguración y bienvenida, por parte de la presidenta municipal de Salvatierra licenciada María Guadalupe Nava López y el médico veterinario Vicente Corona, principales impulsores de este evento cultural, quienes pronunciaron palabras de agradecimiento a la gente y músicos participantes.

De inmediato entró en acción el grupo Sin City, a mostrar su propuesta fresca e interesante de blues bien elaborado y pulcro, el púbico pronto se entusiasmó y les pagó con aplausos y buena vibra. Tocaron varias piezas, algunas del maestro Albert Collins que dejaron satisfecho al público que ya empezaba a calentar el ambiente. Sin City está conformado por Héctor García en la guitarra y la voz, Iván Leroy también en la guitarra, Christian Cuadrado en el bajo y Rodrigo Uribe en la batería.

Siguieron Los Mind Lagunas, conocidos ya en Salvatierra por su participación en el Festival el año anterior y otras presentaciones en esta ciudad. Con más empaque luego de su gira por Brasil, donde se mantuvieron activos durante cinco meses tocando en diversas ciudades cariocas. El trío mostró sus adelantos en la ejecución y el dominio del escenario y mostraron por qué para algunos conocedores son considerados el mejor grupo de blues en el país. Por supuesto que la gente los ovacionó y les pedía más, lo cual concedieron y dejaron el escenario prendido para el siguiente grupo. Los Lagunas son de la Ciudad de México y los encabeza Emiliano Juárez en la guitarra, Alfonso Robledo El Krosty en el bajo y Rodolfo Gutiérrez en la batería.

Cerraron el programa de este día San Juan Proyect, provenientes de la ciudad de Guadalajara, quienes con su propuesta de jazz, funk y sonidos electrónicos, entusiasmaron al público que se paró de sus asientos para bailar y disfrutar del momento, pues el cuarteto salió con una vibra muy versátil y le imprimió alegría a su encuentro con a gente, ellos sí que sudaron en serio bailando, cantando y contagiando a la gente de entusiasmo, todo el público ya estaba de pie, a orillas del escenario, palmeando y ovacionando a estos músicos carismáticos, a quienes no dejaban bajar del entarimado y les pedían más y más de su repertorio, el palomazo no se hizo esperar y subieron varios de los músicos a tocar para deleite de la asistencia, pero todo tiene un fin y pasadas las 23:00 horas el pastel se terminó con un inmejorable inicio de festival, hasta el clima respetó el evento, pues una vez concluido, se dejó caer una fuerte lluvia sobre la ciudad. Integran el grupo Israel Ulloa, Arturo Lamadrid, Arturo de la Torre y Mayer Rod.

Plaza del Carmen, plaza con un ángel moreno

Día sábado, buen clima en Salvatierra, templado tirándole a cálido y luego de convivir con los músicos en el opíparo y rico almuerzo, un relax para presenciar la prueba de sonido, donde conoceríamos los alcances de Tasha, representante del Reino Unido, su voz es clara y potente, bien educada y tersa. De repente subió James McLean, cantante negro de Estados Unidos, quien no estaba programado en el ensayo pero se animó a probar su voz y los micros. Desde el primer momento se transformó en un terremoto de sentimiento y furia, de grito desgarrado y lamento triste con el tema Georgia, de Ray Charles, con un ritmo muy bluseado y candente que parecía que en cualquier momento el micrófono volaría en pedazos. ¡Cabrón! Si esto hace en un ensayo que no hará en su presentación formal. Fueron cuatro minutos de estremecimiento y calosfríos para quienes estábamos escuchándolo, al final de su éxtasis bajó con paso lento y secando unas lágrimas de con el dorso de sus enormes manos negras.

Llegó la tarde plácida que sólo se respira en provincia con su cielo más azul que el mismo blues, la gente ya esperaba el inicio antes de las 7 de la noche, animosos a sabiendas que los esperaba otro buen cartel.

Iniciaron el toquín los argentinos Angel D’mayo y Hernán Silic El Pelusa, ambos empeñosos en la guitarra y la armónica respectivamente, y lograron sólo algunos chispazos, algo les anda haciendo falta para lograr una comunicación potente y estable con el escucha.

Continuaron la velada Las señoritas de Aviñón, buenos y experimentados músicos del Distrito Federal, que se esmeraron por agradar al respetable, sin embargo resultaron incomprendidos en su propuesta entre el jazz y el blues. Integran a Las señoritas… Octavio Herrero, Francisco Javier García, Xavier Gaona, Héctor Fierro y Stanislaw Raczynski.

Tocó el cierre a la morena y espigada Tasha Vigillen, representante en este fest del Reino Unido, bien acompañada de los Sin City, el resultado fue más que satisfactorio, se conjuntaron instantáneo en el escenario y ofrecieron lo mejor de la noche haciendo un recorrido musical desde el funk, el pop, soul y blues que prendió a la asistencia por su dominio del escenario y su peculiar carisma, amén de su calidad vocal y su entrega que cautivó a la gente, que la rodeó, bailó con ella y la apapachó, fue una auténtica comunión entre la artista y un público ávido de propuestas de calidad. Tasha entonces invitó al escenario a James Mclean para cantar “Proud Mary” y se hizo la locura con la energía y sentimiento de este negrazo del sur profundo, cantó con tanta enjundia que algunos se quedaban con la boca abierta, pues jamás en su vida habían escuchado algo parecido. James se prodigaba caminando entre el público y sudando como poseído por un espíritu salvaje y desquiciado, terminaron la rola y la gente no atinaba a saber qué diablos había pasado ahí durante la intervención de James. Al final, la raza de todas edades no dejaba ir a Tasha, quería seguir escuchando a su dulce ángel negro.

El cierre y el gozo de una comunidad

Llegó el domingo y había más movimiento en las calles que los días anteriores, la gente se veía más motivada en las avenidas, algunos comentaban el acontecimiento sabatino, en las calles ya reconocían a los músicos, los animaban, les pedían autógrafos o la foto. El clima inmejorable, un tanto caluroso sin ser agobiante.

Pasadas las 19:00 horas inició lo que sería el cierre de un festival en verdad festivo, la fiesta la hace la comunidad y los músicos, y para esa hora la gente ya había llenado la Plaza del Carmen y estaba en espera del banquete final. Iniciaron este día, Daniel Madrid jazz trío de la ciudad de Morelia, Michoacán. El trío posee una impecable ejecución y coordinación, su propuesta es academicista y practican el jazz tradicional como el de fusión y latino, el público los escuchó con atención, pero fue obvio que esperaban los torrentes de adrenalina que genera el blues.

El turno ahora era para Brenda Marie, cantante nacida en Puerto Rico y avecindada en México desde hace ya varios años. Recién formada su banda Bassic blues en 2008, está formada por músicos de enorme experiencia y calidad como Jorge Alarcón en la voz, el bajo, los coros y la dirección; Fernando Bahaus en la batería; Roberto Villamil en la guitarra eléctrica y Fernando Luna en la armónica y la guitarra acústica.

Muy pronto Brenda logró la simpatía del público cantando algunas rolas conocidas como “Pedazo de mi corazón”, que inmortalizara Janis Joplin, la gente ya no pudo estar en sus asientos y se plantó al frente del escenario, agitando las manos y cantando lo que sabía, también interpretó “Got my mojo workin” cuando Brenda ya se había ganado a toda la asistencia, un grupito de niñas se subió al escenario a bailar, en tanto gente de todas las edades y estratos sociales se unía para acompañar a la cantante con palmas y coros, la emoción era presa de aproximadamente 800 personas identificadas plenamente con el blues y el rock.