Salte la navegación



Tommy Jhonson.-De nuestro buen amigo Jesus :http://elbluesylapalabra.blogspot.com/2011/10/canned-heat-blues-del-alcohol-y-de-la.html
Echo de menos el alcohol. Sí, sigo bebiendo; no al mismo ritmo, a uno mayor -a veces, las que menos, menor-, y por eso echo de menos el alcohol. Una cosa no tiene que ver con la otra; no es cuestión de la calidad o la cantidad, sino de los efectos, del EFECTO. Puedo soportarlo, pero ya no me quema tanto; o lo hace más, pero lo noto menos. No va a más y, sin embargo, me matará. Es más, ya me ha matado.

Crying, canned heat, mama, crying, sure, Lord, killing me.
Crying, canned heat, mama, sure, Lord, killing me.
Takes alcorub to take these canned heat blues.
Lloro, el calor enlatado, mamá, lloro, ten por seguro, Dios, que me está matando.
Lloro, el calor enlatado, mamá, ten por seguro, Dios, que me está matando.
Hace alcohol de friegas para soportar esta tristeza del calor enlatado.

Crying, mama, mama, mama, you know, canned heat is killing me.
Crying, mama, mama, mama, crying, canned heat is killing me.
Canned heat don’t kill me, crying, babe, I’ll never die.
Lloro, mamá, mamá, mamá, ¿sabes? El fuego enlatado me está matando.
Lloro, mamá, mamá, mamá, lloro, el fuego enlatado me está matando.
Si el fuego enlatado no me mata, lloro, nena, no moriré nunca.

I woked up, up this morning, with canned heat on my mind.
Woke up this morning, canned heat on my mind.
Woke up this morning, with canned heat, Lord, on my mind.
Me he despertado esta mañana con el dolor enlatado en mi cabeza.
Me he levantado esta mañana, el dolor enlatado en mi cabeza.
Me levanté esta mañana con el fuego enlatado, Dios, en mi cabeza.

Crying, Lord, Lord, I wonder, canned heat, Lord, killing me.
Jake alcohol’s [ruined me churning] ‘bout my soul,
because brownskin women don’t do the easy roll.
Lloro, Dios, Dios, me pregunto si el fuego enlatado, Dios, me matará.
El alcohol de Jack [me arruinó, me quemo el estómago] por dentro de mí,
porque las mujeres de piel morena no son de sexo fácil.

I woke up, up this morning, crying, canned heat ‘round my bed.
Run here, somebody, take these canned heat blues.
Run here, somebody, and take these canned heat blues.
Me he despertado esta mañana, lloro, el fuego enlatado alrededor de mi cama.
Que alguien venga corriendo y se lleve esta tristeza de fuego enlatado.
Que alguien venga corriendo y se lleve esta tristeza de fuego enlatado.

Crying mama, mama, mama, crying, canned heat killing me.
B’lieve to my soul, Lord, it gonna kill me dead.
Lloro, mamá, mamá, mamá, lloro, el fuego enlatado me está matando.
Créeme, Dios, me va a matar de verdad.

Y no lo mató. Al menos de manera inmediata, pues Tommy Johnson murió a los 60 años, pero sí lo acompañó toda su vida. Licor, sí; pero también cerveza, moonshine (alcohol destilado ilegalmente), canned heat (Sterno, alcohol para cocinar, sobre todo fondues, y que se quema directamente en la lata); incluso abrillantador de zapatos, alcohol de friegas y cualquier otra cosa que le quemara por dentro.

Fue una de las constantes de su vida. Las otras dos: las mujeres (casi siempre mayores que él, o al menos, así la que lo sacó del pueblucho de Drew a los dieciséis) y la guitarra. Una vida de vagabundeo, con punto de retorno siempre en Crystal Spring (Mississippi) y centro preferente en Jackson, pero siempre de un lado a otro, sólo les quedaba la parte superior del zapato cuando volvían a Crystal Spring.
Su principal influencia, Charlie Patton. Los dos se repartieron la fama de la zona del Mississipi. Los dos en la palestra por ver si fue primero el Pony Blues de Patton o el Bye Bye Blues de Johnson. Casi un mismo sentido del espectáculo, pero una carrera mucho peor la de Johnson: apenas catorce temas grabados, pero entre ellos un buen puñado de los más grandes clásicos.
Entre ellos, este Canned Heat Blues, salido de su segunda sesión para el sello Victor (finales de agosto de 1928), donde su falsete y, sobre todo, su vibrato no podían ilustrar mejor la agonía de un alcohólico. A ellos le sumamos su ceceo y tartamudeo (lo primero se nota; lo segundo, apenas). Una canción de dramatismo real como pocas, con un final de guitarra a ritmo de estertor, de agonía previsible aunque no esperada. Merece la pena escucharla con la atención in crescendo, inmersos en su respiración, que desaparece poco a poco. Por eso me pareció ilustrativa -además de hermosísima- esta versión instrumental de Jay Bee Rodríguez-, acompañada de unas imágenes realmente fascinantes.

Tommy Johnson, el descubrimiento, según sus propias palabras, más acertado de H.C. Speir, junto a Charlie Patton. Le hizo una prueba con sólo dos canciones y grabó unas cuantas más. No sedujo a Paramount como sucesor de Blind Lemon Jefferson y los -pocos-temas que grabó para ellos apenas se vendieron. El alcohol y la guitarra le dieron fuelle para veinticinco años más, pero su fama no está a la altura de su talento. A pesar de este Canned Heat Blues y de la banda que lo puso en la carretera de nuevo en el 65. Pero ésa es otra historia, y será contada en otra ocasión (dentro de una semana)…

Y sí, qué coño, tomémonos una copa por Tommy Johnson.

——————————————————–

Las referencias al alcohol son más que habituales en las canciones de rap, rythm and blues y hip hop, y casi siempre están relacionadas con un estilo de vida lujoso, relaciones sexuales vejatorias, riqueza, fiestas, violencia y consumo de drogas. Según un estudio de la Universidad de Pittsburgh, publicado por la revista ‘Addiction’, en el 25% de esas letras se menciona el nombre de alguna marca de alcohol. Los autores advierten de la fuerte influencia que eso puede suponer en el público adolescente, el mayor consumidor de este tipo de música.
Los investigadores han calculado que, en cada hora de rap, rythm and blues y hip hop publicada entre 2005 y 2007, se hace referencia a una media de 3,4 marcas de bebidas. Aseguran que esas exposiciones tan prolongadas -los adolescentes estadounidenses oyen, aproximadamente, música durante 150 minutos al día- pueden suponer una forma de publicidad subliminal y contribuyen a provocar una temprana iniciación en la ingesta de alcohol. Según los autores del estudio, demuestra esto el hecho de que las marcas más mencionadas en las canciones (Patron Tequila, Vodka Grey Goose y Cognac Hennessy) son las favoritas de los bebedores menores de edad.

El grupo de investigación de la Universidad de Pittsburgh indica que la mayoría de las referencias de marcas en la música parecen solicitadas, aunque no pagadas directamente por las empresas de publicidad. Pero la línea que separa la publicidad pagada de la simple referencia a ciertas marcas es cada vez más estrecha y las empresas de bebidas alcohólicas han comenzado a recompensar a los artistas de forma retroactiva.

Cuando los raperos Busta Rhymes y Puff Daddy publicaron la canción ‘Pass the Courvoisier’, en 2002, la venta de los coñacs Courvoisier aumentó un 18,9%. Posteriormente, esta famosa firma francesa llegó a un acuerdo para promocionar el sello discográfico Violator, al que pertenecen ambos artistas. Esta no es la única vez que las empresas se entrometen en el mercado de la música. En 1995, Seagram (la empresa la ginebra de ese nombre y los rones Cacique) participó en la gestión de Universal Studios, Polygram y Deutsche Grammophon. Incluso algunos cantantes se han dedicado a promover sus propias marcas como Jay-Z (vodka Armadale), Snoop Dogg (coñac Landy) y Puff Daddy (vodka Ciroc).

FIGURAS DEL BLUES QUE HAN TENIDO PROBLEMILLAS CON EL ALCOHOL…….

Robert Johnson. Fue cantante, compositor y guitarrista estadounidense de blues, el cual fue conocido como “El Rey del Delta blues”. Su muerte es un tanto extraña, pero está relacionada con el consumo de alcohol. Se cuenta que fue envenenado con whisky por un marido celoso, dueño de un bar en el que Johnson actuaba.

Tommy Johnson vivió siempre entre Crystal Springs y la capital del estado, Jackson, totalmente dedicado a la música, al alcohol y a las mujeres. En 1928, grabó en Memphis sus primeros temas, acompañado de Charlie McCoy, que tuvieron un enorme éxito popular y de ventas, lo que le convirtió en una estrella. En 1930 fue a Chicago, pero su estrella se apagó, al pasarse más tiempo en prisión, por embriaguez en la vía pública, que tocando.1 Volvió a Misisipi, donde llevó una vida mísera, consecuencia de su alcoholismo y su afición al juego, en el que perdió sus abundantes ganancias de los años anteriores. Siguió tocando hasta su muerte, por intoxicación etílica, en 1956.

Dentro del mundo del espectáculo son muchos los famosos que mueren a causa del alcoholismo
, el último caso registrado es el de la cantante británica
Amy Winehouse. Durante todo este tiempo, se especuló que si había fallecido de una sobredosis, de un paro cardiaco o de alguna intoxicación con pastillas; pero la realidad es que la cantante británica perdió la vida debido al consumo excesivo de alcohol.De acuerdo a lo publicado por el sitio de la BBC, Amy Winehouse tenía más de cuatro veces el límite de alcohol permitido para conducir en el momento de su muerte, en julio pasado, según una investigación especial sobre las circunstancias de su muerte.Cabe señalar que al momento de registrar la casa en donde murió la cantante, la policía encontró dos botellas de vodka vacías, lo que hace suponer que ambas fueron ingeridas por Winehouse.En la audiencia judicial, la doctora de Winehouse dijo que la cantante volvió a tomar en los días previos a su muerte, después de un largo período de abstinencia

Jim Morrison. Conocido también como “el rey lagarto”, fue el vocalista de la exitosa banda The Doors, su paso por la escena del rock fue relativamente corto, pues a la edad de 27 años, fue encontrado muerto en una bañera. Su deceso se debió a un paro cardiaco generado por ingerir demasiado alcohol

John Bonham. Fue el baterista de Led Zeppelín. Es considerado uno de los mejores percusionistas de todos los tiempos. Murió en 1980, luego de ingerir 40 medidas de vodka con naranja en una fiesta.

Jimi Hendrix. En la década de los 60 este músico afroaméricano cambio la historia del rock, pues es considerado por muchos, como el mejor guitarrista que ha existido. Sin embargo, Hendrix murió a la edad de 27 años, debido a una mezcla de somníferos y alcohol.

Bon Scott. Fue un cantante de rock, letrista, gaitero y baterista, conocido por haber sido el vocalista de la banda AC/DC desde 1974 y hasta el momento de su muerte; la cual fue causada por una “intoxicación etílica”.

Janis Joplin. Fue una cantante estadounidense de rock and roll y blues, que se hizo famosa por su voz y su espíritu rebelde. Joplin fue un símbolo femenino de la contracultura de la década de los 60, del movimiento Hippie y la primera mujer en ser considerada una gran estrella del Rock.
Su muerte se produjo el 3 de octubre de 1970, la causa oficial de su muerte fue una sobredosis de heroína, pero se asegura que también estaba bajo los efectos del alcohol.

GARY MOORE:El guitarrista ha fallecio en un hotel de Estepona (Málaga) el domingo 6 de febrero de 2011. Tenía 58 años.
Moore nació en Belfast (Irlanda del Norte) y formó en Thin Lizzy junto a Phil Lynott.Según el diario The Sun, se ahogó en su propio vómito después de haber bebido grandes cantidades de coñac y champán. Fue encontrado inconsciente en su habitación del hotel por su novia a las 4 h. a.m. del domingo.
El hotel de lujo en el que se hospedaba cobra casi 4.000 euros por noche. Un trabajador que vio la habitación ha declarado que había muchas botellas en ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: