Salte la navegación

“Sugar” Blue inundó de blues a Polanco (México) Segunda edición del Festival capitalino DF.

Texto y fotos Arturo Olvera Hdez.



En la primera jornada se dieron cita a las 18:30 Mariano Cabrera & The new jukes band de Argentina, quienes iniciaron con un set dedicado al recordado Little Walter, lo cual pronto generó aplausos y dio rumbo a una sesión emotiva y cálida. La armónica de Mariano se escuchó bien ejecutada y brindó con ella momentos de lo mejor de esa noche.

Luego de un rato apareció en escena Jimmy Johnson, de los Estados Unidos, armonicista de tez oscura y el sentimiento aflorando desde la entraña por medio de la aspiración y el soplido de su breve y bien manejado instrumento. Se hizo acompañar de una banda bastante bien acoplada y rebosante de talento.

Cerró la noche Guy King and his Little big band, la cual cautivó al público con su blues pleno y de estructuras modernas, sin olvidar su esencia afro y el feeeling recalcitrante y embriagador. Fue un cierre espléndido de la primera fecha, en una noche que parecía veraniega por su buen clima y el calor de la gente que llenó en su totalidad este bello foro al aire libre.

Al siguiente día, simplemente memorable el concierto que ofreció “Sugar” blue, virtuoso de la armónica que hechizó al numeroso público durante el cierre del Festival el sábado por la noche.

Antes pisaron el escenario las Señoritas de Aviñón, enfrascados en un estilo jazzeado y que en algunos cortes El Pelusa llegó a imprimir dosis de blues con su armónica.

Siguió en el orden Rico Mc Clarrin, acompañado de la armónica del ibérico Marcos Coll y por el guitarrista mexicano Emiliano Juárez, todos bien ensamblados para ofrecer un buen recital bajo la batuta de la batería de Rico, quien dio una muestra excepcional de creatividad e imaginación con los platillos y tambores, además de una potente voz que surcó hasta lo alto de los edificios hoteleros de la zona. Buena participación plagada de ritmo funky.
Lo mejor estaba por llegar con la actuación de “Sugar” Blue, que de inmediato en los primeros acordes sonó a la vieja escuela del blues y aunque por momentos afloró algo de funk, sólo fue un “desliz” para de inmediato retomar el blues urbano de sus maestros como Willie Dixon, James Cotton y Junior Wells, con rolas como Hoochie Coochie man y Messing with the kid.

Mejor cierre no pudo ser que culminar con un boogie que puso de pie y a bailar a los aproximadamente dos mil escuchas reunidos, que ante el conjuro del blues se desbordaron y pusieron a temblar a los elementos de seguridad de la delegación Miguel Hidalgo, cuando en un “solo” de armónica, “Sugar” bajó del escenario ante el asombro de la concurrencia que pudo constatar que el músico era palpable y no sólo un alucine o visión, que aún quedan algunas leyendas del género y que pueden llegar a nuestro país gracias a que aún existen algunos “soñadores” que arriesgan su tiempo y credibilidad para traer espectáculos decorosos y de enorme calidad.

El “Azúcar” se prodigó y el cierre de este festival con este armonicista no pudo haber sido mejor. Cientos de los ahí reunidos se formaron para comprar sus discos y llevarse un recuerdo de este gran músico que actuara al lado de fenómenos como Ray Charles y Muddy Waters.

Este segundo festival de Polanco, al igual que el primero, hace un año, dejó un excelente sabor de boca entre la afición general y hasta en los más exigentes. Ojala y las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo le den continuidad a este festival que empieza a tomar vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: