Salte la navegación


|
Entrevista realizada por Felipe Suárez y Tilo Nurmi.

Fuimos por una entrevista, y terminamos siendo el nuevo miembro de la banda. Y aunque nos equivocábamos en los coros, como si hubiésemos faltado a los últimos ensayos del grupo, nos sentimos parte de una jornada mágica cargada de amistad y blues, junto a la energía y carisma de Bluseros Muertos. Realizamos esta entrevista en pleno ensayo y sesión fotográfica, entre canción y canción, en una entretenida conversación junto a Gatillo Gerard, El Profeta del Silencio y el Señor Arenas, que esa noche, se habían materializado en este mundo de los vivos, para traernos su música y compartirla con nosotros, preparándose para una tocata que los trae de regreso, agendada para este 26 de Junio.

Vamos a partir por las teorías… Entendemos que hay una historia oficial que es posible rescatar de los recortes de diarios antiguos, que dan cuenta de la muerte de Bluseros Muertos, pero sabemos que hay otras historias por ahí, que se han tejido durante estos 10 años, ¿cuáles son esas historias paralelas que ustedes conocen, de cómo murieron los Bluseros Muertos?

Gatillo: Viendo los documentos… existía la historia de cuatro músicos que venían de una tocata mediocre, y venían en su auto, alias “guacamayo”, y chocaron con un camión de whisky underground, los cuerpos salieron disparados, por lo cual estas almas quedaron en pena y básicamente lo que ocurrió fue que se generaron estos espectros, que en ese tiempo era Ricky Durante -actualmente el Reverendo Du-, Luis Alma -actualmente el Chamán-, y el gran Arcángel Miguel que en estos momentos vuela y surca el firmamento de América Latina en bicicleta y este… mmm, bueno, lo que queda de él (apuntándose a sí mismo), Gatillo Gerard… (risas), junto a estos actuales socios, el Señor Arenas que se suicidó para poder estar con nosotros, costó matarlo, pero accedió… (risas), y el gran Profeta que nació con Bluseros Muertos, vio morir a Bluseros Muertos, vio resucitar a Bluseros Muertos, y actualmente es el responsable que Bluseros Muertos esté aquí en estos momentos. Y se dio el tema de que en algún momento fueron cuatro, luego cinco, después tres, cuatro y actualmente somos tres, incluso llegamos a ser seis, increíblemente. Ahora, qué es realmente para nosotros el concepto de Bluseros Muertos, yo creo que ya no resiste alguna teoría, porque podríamos decir que Bluseros Muertos son mucho más que tres, están ustedes que son Bluseros Muertos en este momento, está mi gran hermano “Peñasan” (fotógrafo presente), un monje tibetano que está registrando cada momento y está el público que es la gran energía de Bluseros Muertos, que son nuestros cómplices… amigos, groupies, fans, próximos a morir… y lo que van a buscar justamente en cada tocata es poderse suicidar en el blues, pero suicidar en la buena forma, que si tú hablas de la muerte, la mayoría piensa en algo muy triste, y no lo ve como morir para poder nacer de nuevo… y eso es lo importante y eso es lo que queremos, que la gente resucite, que nazca nuevamente.

Cuéntennos un poco como es que nacen canciones como “La Contestadora”…
Gatillo: “La Contestadora” nace de un juego con el Reverendo Du, yo tenía mi contestadora, él tenía su contestadora, y cuando yo lo llamaba de repente aparecía (imitando el ruido de una grabación) “este es el infierno… deje su mensaje”, y tiempo después dijimos “hagamos un mensaje de verdad”, nos juntamos un día, pescamos la guitarra, la armónica y empezamos… (con su guitarra, Gatillo interpreta una parte de la canción), y la gente dejaba su mensaje… luego dijimos “esta tiene que ser una canción de amor”…

En los shows de Bluseros Muertos hay una conexión súper potente entre los cómplices y la banda, hay una buena vibra, hay un algo muy especial, ¿cómo se prepara esto?, o se da todo en forma espontánea? Arenas: Para serte sincero esto no se prepara mucho… porque todo viene de la muerte de estos tipos… y es que ellos tenían mucha onda al morir, y eso ya crea todo para adelante, tenían la onda de antes…

La tenían desde que estaban vivos…

Arenas: Claro, desde que estaban vivos… es como requisito para tocar con Bluseros Muertos, o sea…

Tienen que tener onda y ganas de suicidarse…

Gatillo: Justamente!, la muerte tiene que venir. La verdad es que se genera un tema de energía pura, nosotros somos medios raros, en el sentido de no invitar a mucha gente a los ensayos, de hecho, ustedes son los que por primera vez asisten a un ensayo de Bluseros Muertos, y acá nuestro hermano Peñasan también, y él ha participado desde la génesis, él es uno de los misioneros que anda repartiendo a Bluseros Muertos por todos lados… (risas). Tratamos de mantener el concepto de los ensayos muy cerraditos, como para darnos esta licencia de cometer errores, esta licencia de que vayan saliendo cosas como versiones acústicas de temas que siempre los hemos tocado eléctricos, bueno, Profeta ponga lo suyo (cediéndole la palabra al Profeta del Silencio)

Profeta: Tocamos aspectos bien roqueros de improvisación, y por lo general me gusta lo que pasa con el público, si no es recíproco, no va a fluir de forma natural, si no pasa nada con el público tocamos nomás, como un espectáculo del común de los grupos.

Gatillo: Tratamos de mantener cierto estándar… Hemos tenido la maravillosa oportunidad de tocar para una sola persona, en un evento muy programado, muy publicitado (risas). Todo el mundo pensaba que nosotros estábamos haciendo una prueba de sonido, y sólo una persona, que era el más puntudo, entró y era el gran Florcita Motuda… lo que pasa es que cuando nos dan una hora, nosotros como buenos muertos somos puntuales, la muerte no va a llegar 15 minutos atrasada… y cuando nos dicen “van a tocar a las nueve”, nosotros llegamos a probar sonido a las siete, para estar listos a las nueve… entonces pensando que estábamos haciendo la prueba de sonido, tenían a toda la gente, como en un pequeño hall, que estaban esperando poder entrar a ver el show, y nosotros nos mandamos un show de dos horas!!!, donde estaba solamente Florcita Motuda ahí, gritando como enfermo, y nosotros mandándonos el show de la vida (risas), nosotros ahí “leeeeeeroooo” y él solo gritando “leeeeeeroooo”… Terminamos, nos fuimos a tomar una cerveza, y después llega el dueño del local y nos pregunta “ya compadres, a qué hora van a tocar?”… “mmm, no, ya tocamos!” (risas), “pero cómo, si está toda la gente afuera”, “y tú tenías a la gente allá?”, “sí, pero, ¿pueden tocar de nuevo?” (risas), podríamos decir de esa tocata que fue un ensayo con once, porque después nos dieron pastelitos y esas cosas… (risas)

¿Qué papel juega Bluseros Muertos, ya con diez años de trayectoria en lo que es la incipiente escena blusera nacional?
Gatillo: (piensa) Es increíble como pasa el tiempo en realidad… nosotros somos veteranos, llevamos muchísimos años, o sea igual nos sentimos como…

Como si hubieran muerto ayer…

Gatillo: (risas) Por lo menos lo que me ocurre a mí, en el tema de los ensayos, es que se genere esta onda, que es rica… yo soy como el veterano de Bluseros Muertos y desde el principio te da la impresión de que te sientes como acompañado, alguien se acerca y te dice “oye, los Bluseros, que buena!, y cómo está el Reverendo?”, “bien, está haciendo ahí sus cosas”, “bueno, y está en la banda?”, “eeeh, no”… “Y Arcángel está en la banda?”, “no, tampoco…”, “y Luchito, grande Alma, el batero!, está como distinto…”, “es un baterista africano que trajimos” (risas), “o sea, estás solo?”.

Arenas: Estai más solo que curao cagao… (risas)

Gatillo: Entonces, aunque no lo creas, te da la sensación de que uno se siente más acompañado que nunca, porque si bien los Bluseros que partieron al principio no están full, con Reverendo nos estamos juntando todas las semanas, y conversamos, con Alma también, siempre están tirando buena vibra… a Profeta lo conozco cuando era así de chiquito más o menos (poniendo la palma de su mano a veinte centímetros del suelo), tenemos un camino de historia, y con el gran Arenas también nos conocimos por otro lado, en el mundo de los vivos y cuando se dio esta oportunidad de estar en Bluseros Muertos me dijo “bueno, wevón, si es en efectivo, mejor” (risas), y se suicidó ahí, bien!

En la escena del blues, a diez años, si bien no hemos estado participando en toda la historia, es súper gratificante sentir que somos un ícono especial dentro de la escena del blues. O sea, yo he visto grupos maravillosos, y es súper rico porque Bluseros Muertos está en una etapa, donde no hay otro grupo que tenga este mismo estilo…

A propósito de estilo, ustedes mezclan con libertad elementos del blues, el pop, el reggae, cómo surge esta mezcla con esa naturalidad, ¿tiene que ver con sus influencias?

Profeta: Es que los temas son muy antiguos, yo iba en el colegio… (risas)

Y ya estaban así…

Gatillo: Total la cagá ya estaba!! (risas)

¡No había cómo arreglarlo!

Gatillo: (risas) Estamos versionando todos los temas de nuevo… (risas) La verdad es que somos espíritus inquietos en realidad, y lo que me gusta a mi es que ahora los temas están más desordenados, en el buen sentido de la palabra, estamos haciendo las deconstrucciones de temas, si bien mantenemos toda la esencia y todo el cuento, ahora tratamos de no dejar espacio sin ocupar… El blues es como “la excusa”, pero no nos vamos a quedar en hacer solamente blues, creemos que el espacio es mucho más grande, ahora, siempre mantenemos la cuna del blues, que te da para tocar incluso reggae, la base es el blues.

Arenas: Pero siempre hay influencias, es difícil hacer cosas que suenen a la raíz, con todas las influencias que uno tiene.

Gatillo: Y siempre hay una necesidad de volver al origen, y eso es como nacer de nuevo, es volver al origen y empezar a grabar con guitarras gorditas de nuevo, hacer ese sonido que tenían los Beatles en algún momento. Para nosotros es eso, exploramos por todo el patio, pero siempre volvemos a la madre, a la raíz, y esa raíz es el blues.

Arenas: Pero tampoco pensándolo así “en este tema vamos a hacer un poco de funk”…

Tampoco es algo planeado…

Gatillo: Justamente, es lo que sale.

Esa tradición nostálgica y melancólica que tiene el blues, ustedes la transforman en un juego, en una complicidad con el público, algo lúdico, entretenido…

Arenas: Es que el show no lo hacemos nosotros… lo hace el público.

Nosotros pauteamos, pero es súper free, si bien tenemos eso de preocuparnos de los detalles, a nivel de Producción, que este foco vaya acá, que la prueba de sonido sea así, que queremos sonar de esta forma, si te das cuenta, el ensayo es quizás muy raro para un grupo de blues tradicional, o incluso un grupo de rock tradicional, que en el buen sentido de la expresión son como más “tarreros”, suenan más fuerte, nosotros somos al revés, somos un poco más despacio… A veces somos incomprendidos también, nos dicen “no, estos weones están locos”.

Les hizo mal morirse a estos gallos…

Gatillo: Claro! (risas), pero esperemos que esta “curiosidad que mató al gatillo”, que también sea la curiosidad que ayude a los demás a descubrir…

La curiosidad mató al “Gatillo”…

Gatillo: (risas), qué!, claro!…

Ustedes participaron recientemente en un evento solidario para las víctimas del terremoto, ¿cómo recibió la gente el blues en ese evento?

Gatillo: Fue súper extraño en realidad, porque nos llamaron y yo soy súper respetuoso con el tiempo de los chicos, entonces, nosotros tocamos por un servicio, y ese servicio tiene un costo, y lo tratamos de hacer súper humano, en el sentido de decir “nosotros te damos un servicio y ese servicio vale lucas”, porque cada uno de nosotros se dedica a la música, que tiene un sentido valórico súper potente, pero también tiene una cierta retribución, y antiguamente en lo personal me daba como lata decirlo, pero siento que es súper transparente decir para que la gente también sepa que esto es un tema muy potente, y debo decir que me sentí súper respaldado porque si bien damos este servicio por lucas, ahí era algo que sobrepasaba todo, entonces, me acuerdo que me pilló en una reunión con otras personas, y dije “yo creo que sí, pero tengo que hablar con mis hermanos”, les conté y me dijeron “démosle”. No teníamos idea dónde iba a ser al tocata, o sea, partió de adentro, y tampoco podíamos juntarnos a ensayar, Kano Flores también nos apoyó ese día, y fue la tocata a las tres (de la tarde), “OK, juntémonos a las 12 y ensayamos lo que vamos a tocar”. Llegamos, tocamos, ahí en el frontis de la Estación Central, nos dijeron que iba a estar lleno y había gente que pasaba, y te das cuenta ahí que el público es totalmente distinto, y el concepto era muy potente porque no nos podían decir Bluseros MUERTOS (poniendo acento en MUERTOS), porque ya la palabra era muy potente después del terremoto… al final nos pusieron Los Bluseros Teatrales… (risas)

Arenas: ¡Los Bluseros gays! (risas)

Gatillo: Fue así como… (con voz de presentador): Los Bluseros Teatrales!!!, y el compadre nos decía “¿y ese es el nombre?” (risas), y le dije, sabes qué, déjalo en “Bluseros” nomás…

Empezamos a tocar y se empezó a juntar un poquito de gente, y cuando empezamos nosotros “ya, ustedes con nosotros” (haciendo participar al público), como que la gente se siente invadida, porque está acostumbrada a ver un show, termina la canción, aplauden, así ordenaditos, en cambio nosotros los chasconeamos un poco, la gente pasaba, se cagaba de risa… Para nosotros era súper potente estar presentes y poner nuestro granito de arena.

Revisando un poco la historia, ¿Cómo ven la escena blusera actual, respecto a la de los inicios?

Gatillo: Yo creo que la escena blusera está muy prominente. Ha tenido como un “guateo” este año, no sé, es mi percepción, el año pasado estaba como súper bien, ahora, tuvimos el terremoto, yo creo que el terremoto sacudió también energéticamente a muchas personas, por lo tanto yo creo que hay muchos bluseros, pero todavía está como escondido, está como renaciendo de nuevo, ese es nuestro compromiso, de empezar a levantar la bandera de nuevo, hay que pararse de nuevo y tenemos que seguir. Y por eso tenemos esa idea de volver el 26 de Junio, para volver a levantar, a resucitar, para que vuelva la esperanza hasta cierto punto, porque todavía hay gente que está muy shockeada, y eso se da también a nivel de espacios, está todo andando como muy lento. Yo creo que este año por lo menos va a estar muy dormido, esa es mi sensación muy personalmente hablando.

¿Y como podrían definir estos más de 10 años de trayectoria?

Gatillo: ¿Cómo lo podríamos definir? (le pregunta a Profeta), ayuuudame… (risas)

Profeta: Diez años de libertad, nada muy planificado, y lo que ha salido fluyó…

Gatillo: Sí, yo creo que eso ha sido un poco… estos 10 años han sido súper fluidos, nunca nos hemos enfrentado a decir “esta cuestión tenemos que armarla por tanto tiempo”, Bluseros Muertos yo creo que pasa a ser como, increíblemente, una forma de vida, es como el concepto, ya incluso he perdido mi nombre de vivo, todo el mundo me dice Gatillo, en mi trabajo de vivo hablamos de Gatillo…

El espectro se ha ido apoderando de la persona viva…

Gatillo: Justamente, y es súper rico y también potente el tema de que el espectro, se apoderó de la vida real de este personaje, y ha sido bueno en realidad, súper bueno.

¿Han tenido algún momento en que dicen “ya, hasta aquí nomás sigo muerto, quiero empezar a vivir ahora”?

Gatillo: Sí, hemos tenido de hecho nuestros términos… en algún momento yo dije “lamentablemente me retiro”, me hicieron una despedida, tuve el honor de que me despidieran, y me llevaron al mundo de los vivos.

Profeta: Hicimos la tocata “Salmos del Olvido”, en una tocata que se hizo en la Universidad de Chile. La mayoría diría “no, este weón se fue, no hay nada más que hacer”, pero aquí es distinto, porque se van, pero nadie los echa, vuelven si quieren, es súper libre…

Y en qué está Bluseros Muertos actualmente, qué les depara el futuro?

Gatillo: El futuro va como trío principalmente, invitando a grandes amigos a participar, ahora se genera más como un “producto”, aunque suene duro, Bluseros Muertos si bien son tres espectros que van moviéndose, es un equipo mucho más grande, nosotros lo vamos a dejar fluir…

Lo dejamos como puntos suspensivos entonces…

Gatillo: Sí, esta historia la construyen los cómplices en realidad.

Muchísimas gracias…

Gatillo: No, gracias a ustedes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: