Salte la navegación

Salvatierra, por tres días tierra del blues y el jazz
Éxito inobjetable el Festival Salvablues jazz 2011
Abarrotada la Plaza del Carmen de esta ciudad

Texto y fotografías Arturo Olvera Hdez.

Una verdadera fiesta de blues, jazz, soul y funk, fue el resultado del Festival de blues y jazz, Salvablues 2011. Los tres días en que se efectuó dicho evento la gente disfrutó en serio la calidad de las bandas que acudieron a este encuentro, que en su segunda edición se internacionalizó y logró reunir durante el viernes 5 y hasta el domingo 7, aproximadamente unas tres mil personas que ya le tomaron sabor a estos géneros, deslumbradas por la entrega y calidad de las bandas invitadas.

La inauguración y el arranque

El viernes, pasadas las 19:00 horas se realizó la inauguración y bienvenida, por parte de la presidenta municipal de Salvatierra licenciada María Guadalupe Nava López y el médico veterinario Vicente Corona, principales impulsores de este evento cultural, quienes pronunciaron palabras de agradecimiento a la gente y músicos participantes.

De inmediato entró en acción el grupo Sin City, a mostrar su propuesta fresca e interesante de blues bien elaborado y pulcro, el púbico pronto se entusiasmó y les pagó con aplausos y buena vibra. Tocaron varias piezas, algunas del maestro Albert Collins que dejaron satisfecho al público que ya empezaba a calentar el ambiente. Sin City está conformado por Héctor García en la guitarra y la voz, Iván Leroy también en la guitarra, Christian Cuadrado en el bajo y Rodrigo Uribe en la batería.

Siguieron Los Mind Lagunas, conocidos ya en Salvatierra por su participación en el Festival el año anterior y otras presentaciones en esta ciudad. Con más empaque luego de su gira por Brasil, donde se mantuvieron activos durante cinco meses tocando en diversas ciudades cariocas. El trío mostró sus adelantos en la ejecución y el dominio del escenario y mostraron por qué para algunos conocedores son considerados el mejor grupo de blues en el país. Por supuesto que la gente los ovacionó y les pedía más, lo cual concedieron y dejaron el escenario prendido para el siguiente grupo. Los Lagunas son de la Ciudad de México y los encabeza Emiliano Juárez en la guitarra, Alfonso Robledo El Krosty en el bajo y Rodolfo Gutiérrez en la batería.

Cerraron el programa de este día San Juan Proyect, provenientes de la ciudad de Guadalajara, quienes con su propuesta de jazz, funk y sonidos electrónicos, entusiasmaron al público que se paró de sus asientos para bailar y disfrutar del momento, pues el cuarteto salió con una vibra muy versátil y le imprimió alegría a su encuentro con a gente, ellos sí que sudaron en serio bailando, cantando y contagiando a la gente de entusiasmo, todo el público ya estaba de pie, a orillas del escenario, palmeando y ovacionando a estos músicos carismáticos, a quienes no dejaban bajar del entarimado y les pedían más y más de su repertorio, el palomazo no se hizo esperar y subieron varios de los músicos a tocar para deleite de la asistencia, pero todo tiene un fin y pasadas las 23:00 horas el pastel se terminó con un inmejorable inicio de festival, hasta el clima respetó el evento, pues una vez concluido, se dejó caer una fuerte lluvia sobre la ciudad. Integran el grupo Israel Ulloa, Arturo Lamadrid, Arturo de la Torre y Mayer Rod.

Plaza del Carmen, plaza con un ángel moreno

Día sábado, buen clima en Salvatierra, templado tirándole a cálido y luego de convivir con los músicos en el opíparo y rico almuerzo, un relax para presenciar la prueba de sonido, donde conoceríamos los alcances de Tasha, representante del Reino Unido, su voz es clara y potente, bien educada y tersa. De repente subió James McLean, cantante negro de Estados Unidos, quien no estaba programado en el ensayo pero se animó a probar su voz y los micros. Desde el primer momento se transformó en un terremoto de sentimiento y furia, de grito desgarrado y lamento triste con el tema Georgia, de Ray Charles, con un ritmo muy bluseado y candente que parecía que en cualquier momento el micrófono volaría en pedazos. ¡Cabrón! Si esto hace en un ensayo que no hará en su presentación formal. Fueron cuatro minutos de estremecimiento y calosfríos para quienes estábamos escuchándolo, al final de su éxtasis bajó con paso lento y secando unas lágrimas de con el dorso de sus enormes manos negras.

Llegó la tarde plácida que sólo se respira en provincia con su cielo más azul que el mismo blues, la gente ya esperaba el inicio antes de las 7 de la noche, animosos a sabiendas que los esperaba otro buen cartel.

Iniciaron el toquín los argentinos Angel D’mayo y Hernán Silic El Pelusa, ambos empeñosos en la guitarra y la armónica respectivamente, y lograron sólo algunos chispazos, algo les anda haciendo falta para lograr una comunicación potente y estable con el escucha.

Continuaron la velada Las señoritas de Aviñón, buenos y experimentados músicos del Distrito Federal, que se esmeraron por agradar al respetable, sin embargo resultaron incomprendidos en su propuesta entre el jazz y el blues. Integran a Las señoritas… Octavio Herrero, Francisco Javier García, Xavier Gaona, Héctor Fierro y Stanislaw Raczynski.

Tocó el cierre a la morena y espigada Tasha Vigillen, representante en este fest del Reino Unido, bien acompañada de los Sin City, el resultado fue más que satisfactorio, se conjuntaron instantáneo en el escenario y ofrecieron lo mejor de la noche haciendo un recorrido musical desde el funk, el pop, soul y blues que prendió a la asistencia por su dominio del escenario y su peculiar carisma, amén de su calidad vocal y su entrega que cautivó a la gente, que la rodeó, bailó con ella y la apapachó, fue una auténtica comunión entre la artista y un público ávido de propuestas de calidad. Tasha entonces invitó al escenario a James Mclean para cantar “Proud Mary” y se hizo la locura con la energía y sentimiento de este negrazo del sur profundo, cantó con tanta enjundia que algunos se quedaban con la boca abierta, pues jamás en su vida habían escuchado algo parecido. James se prodigaba caminando entre el público y sudando como poseído por un espíritu salvaje y desquiciado, terminaron la rola y la gente no atinaba a saber qué diablos había pasado ahí durante la intervención de James. Al final, la raza de todas edades no dejaba ir a Tasha, quería seguir escuchando a su dulce ángel negro.

El cierre y el gozo de una comunidad

Llegó el domingo y había más movimiento en las calles que los días anteriores, la gente se veía más motivada en las avenidas, algunos comentaban el acontecimiento sabatino, en las calles ya reconocían a los músicos, los animaban, les pedían autógrafos o la foto. El clima inmejorable, un tanto caluroso sin ser agobiante.

Pasadas las 19:00 horas inició lo que sería el cierre de un festival en verdad festivo, la fiesta la hace la comunidad y los músicos, y para esa hora la gente ya había llenado la Plaza del Carmen y estaba en espera del banquete final. Iniciaron este día, Daniel Madrid jazz trío de la ciudad de Morelia, Michoacán. El trío posee una impecable ejecución y coordinación, su propuesta es academicista y practican el jazz tradicional como el de fusión y latino, el público los escuchó con atención, pero fue obvio que esperaban los torrentes de adrenalina que genera el blues.

El turno ahora era para Brenda Marie, cantante nacida en Puerto Rico y avecindada en México desde hace ya varios años. Recién formada su banda Bassic blues en 2008, está formada por músicos de enorme experiencia y calidad como Jorge Alarcón en la voz, el bajo, los coros y la dirección; Fernando Bahaus en la batería; Roberto Villamil en la guitarra eléctrica y Fernando Luna en la armónica y la guitarra acústica.

Muy pronto Brenda logró la simpatía del público cantando algunas rolas conocidas como “Pedazo de mi corazón”, que inmortalizara Janis Joplin, la gente ya no pudo estar en sus asientos y se plantó al frente del escenario, agitando las manos y cantando lo que sabía, también interpretó “Got my mojo workin” cuando Brenda ya se había ganado a toda la asistencia, un grupito de niñas se subió al escenario a bailar, en tanto gente de todas las edades y estratos sociales se unía para acompañar a la cantante con palmas y coros, la emoción era presa de aproximadamente 800 personas identificadas plenamente con el blues y el rock.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: